2/21/2009

FES Acatlán y Edamex presentan en la XXX FIL de Minería: La vida cotidiana en la Nueva España

Los españoles desafiaron a la naturaleza.
En los conventos se hacían muchas actividades cotidianas.
Los indios y las castas vivían peor en la periferia.


Juan Pablo García Vallejo

FIL, Palacio de Minería, Ciudad de México, Febrero/20/2009 (Libros).- “Donde habitaron los diferentes actores que conformaban la sociedad novohispana? ¿Qué problemas estructurales presentaron sus viviendas? ¿Cómo superaron cuestiones relativas a la funcionalidad e higiene de lo que llegaría a ser una de las más impresionantes urbes? ¿Cuál era el uso que se daba a los espacios públicos en la vida diaria y en las distintas celebraciones que se llevaron a cabo a lo largo del año? Estas son algunas de las interrogantes que se plantea la maestra Pilar Maynes en la presentación del libro Vida cotidiana y espacios públicos y privados en la capital el virreinato de la Nueva España, editado por la FES Acatlán y editorial EDAMEX.

El arquitecto Carlos Astorga, de esta universidad, explicó que esta obra es un trabajo ameno, muy rico en que se tratan de forma interdisciplinaria los espacios públicos como los conventos, las viviendas, el humanismo: “Todo espacio debe ser regido por la vida cotidiana. Esta es el eje para el diseño arquitectónico”. Así explica cómo el Palacio de Minería al inicio era un colegio de mineralogía y ahora es un museo, en la construcción se sigue viviendo el espacio, se siente la arquitectura.

Por su parte la doctora Pilar Maynes señala que en los ensayos de esta obra colectiva escrita por arquitectos, urbanistas, historiadores y sociólogos, se explica cómo vivían los españoles en la traza del Centro Histórico y desplazaron clasista y racistamente a los indios y las castas a la periferia de la ciudad de México.

Los españoles hicieron la destrucción del equilibrio natural lacustre de la Cuenca de México, no entendieron la relación de la naturaleza que tenían los Mexicas. A los conventos entraban las niñas ricas para ayudar a las monjas en sus enseñanzas educativas y religiosas.

Con la arquitectura europea la ciudad de México adquirió un nuevo rostro al agregarle dinteles y demás cosas.

Era en la Plaza mayor donde concurrían todas las clases y el Paseo de la Alameda era visitado por los españoles europeos. Luego estos paseos se harían en Bucareli. Todos estos paseos se pueden ver en mapas de este tiempo.

Los templos y los recintos eran financiados por particulares con las cofradías. Y así cada templo competía con otro en el festejo de sus santos tutelares, para ver quien tenía el mejor festejo, tanto para la parte religiosa como la pagana. En un ensayo se ven los festejos, el Te Deum, las representaciones teatrales que se hacían en el Palacio Virreinal o en los conventos.

En el texto se habla también de las clases subordinadas que vivían en condiciones muy anti-higiénicas en la periferia de la Ciudad de México, y como hacían ellos sus manifestaciones culturales en las fiestas.

“El lector se sorprenderá de la vigencia de los fenómenos que abordan, por ejemplo, los tocantes a la planificación urbana, a los problemas de alcantarillado y desechos, así como al acondicionamiento de una ciudad más funcional y segura; pero también quien lea las siguientes páginas se asombrará del enorme legado social y cultural del que los habitantes de la Ciudad de México somos privilegiados herederos”, afirma la doctora Maynes Vidal.

Finalmente el coordinador de este libro, Juan Luis Rodríguez Parga, señala que las condiciones geográficas de la Cuenca de México le resultaron muy adversas a los españoles conquistadores, pues no eran las adecuadas para hacer una ciudad en un contexto lacustre. Fue en realidad un acto de soberbia de los españoles retar a la naturaleza y el querer pasar por encima de ella, lo cual hasta ahora no podemos superarla.

Y las condiciones higiénicas de la capital novohispana eran pésimas porque era un problema traer el agua a una elevada altura y luego también otro problema sacar las aguas negras. Esto se vivía cotidianamente en las calles cuando los transeúntes escuchaban ¡Aguas! Que nosotros percibimos como señal de peligro, en ese entonces era un llamado de precaución, porque sabían perfectamente que no debían pasar por debajo de algún balcón abierto a riesgo de ser empapados por los desechos nocturnos de los habitantes de esa casa.

TAGS



Comenta esta nota; haz clic donde dice comentarios; a la derecha de agencia de noticias independiente y para enviarla a un amigo, haz clic en la flecha del sobre blanco de la derecha.

Desnudan la cultura política actual

El autoritarismo, paternalismo y patrimonialismo continúan.
Cancela el ejercicio de ciudadanía.
Vivimos en una sociedad despolitizada.


Juan Pablo García Vallejo

Palacio de Minería, Ciudad de México, Febrero/19/2009.- Una de las actividades más interesantes, del inicio de actividades de la FIL Minería 2009, fue la presentación de una colección de libros, producto de varios seminarios de investigación en la Facultad de Filosofía y Letras, de la UNAM, en el auditorio Bernardo Quintana. Uno de ellos dedicado a la cultura política mexicana, del que les comentaré los más destacado que dijeron las catedráticas.

En opinión de la destacada historiadora Cristina Gómez, no ha cambiado en nada la cultura política en México, es decir, que los atributos nocivos de la cultura política “como el autoritarismo, paternalismo y patrimonialismo siguen vigentes, solo crean súbditos y cancela el ejercicio de ciudadanía. Es decir, que la cultura política priísta continúo en la alternancia democrática.”

El libro es producto de un seminario colectivo en el que participaron dos historiadores y dos filósofos. En la primera parte se analiza la cultura política pos-representacional; es una colaboración teórica.

“Quiere convencer al lector de la importancia de la cultura política para la formación democrática. Esta preocupación es también para revalorar la misma política porque esta se encuentra completamente desprestigiada ante los ojos de cualquier ciudadano.” Y agrega que “los mexicanos vivimos en una sociedad profundamente despolitizada.”

Contiene también un resumen de una investigación de la cultura política en la escuela, una gran ausencia para las nuevas generaciones con la desaparición de las clases de civismo.

Otro de los textos que entra dentro de la cultura política es la aportación realizada por la caricatura política, titulada Caricatura y poder: la silla, la presidencia y otras caricaturas perniciosas de Alejandro de la Torre, “en donde aborda el estudio de la caricatura política. De la Torre inicia correctamente planteando cómo el humor es empleado como instrumento político para la crítica y deslegitimación del poder político. Cómo la función de la caricatura política es desenmascarar mediante la exageración las realidades que los poderes hegemónicos insisten en ocultar.”

El investigador hace una selección de varias caricaturas donde aparece en la prensa decimonónica con “la silla presidencial en el periodo que va de la 1867 el ascenso de Madero a la presidencia en 1911. Son trece caricaturas que nos presenta donde el personaje principal es la silla presidencial símbolo evidente del poder ejecutivo”.

Explicó que “la caricatura política tiene sus límites, algo que pocos conocen, como “detectar en ella más fácilmente lo que rechaza pero no lo que se suscribe. Concluye la investigadora´: “La caricatura política es un medio para hacer la crítica de ésta pero no es un medio para hacer propuestas. La caricatura pretende poner límites a la autoridad y desenmascarar la tentación de dominio”.

TAGS



Comenta esta nota; haz clic donde dice comentarios; a la derecha de agencia de noticias independiente y para enviarla a un amigo, haz clic en la flecha del sobre blanco de la derecha.

Cumple XXX años la Feria Internacional del Libro de Minería; estará abierta hasta el 1 de marzo

Falta crear lectores competentes, no basta leer.
Rendirán homenaje a figuras de República de las Letras.
A Ingeniería le falta escribir la historia de la feria del libro.


Juan Pablo García Vallejo

Palacio de Minería, Ciudad de México, Febrero 18/2009.- Para el lector que lo ignore y sé que hay millones, les diré que las ferias del libro como evento anual en la historia cultural de la humanidad se iniciaron hace más de 500 años, en Alemania, en la ciudad de Frankfurt.

Y la más famosa e importante de Hispanoamérica es la FIL de Guadalajara. Pero en el distópico Centro Histórico de la ciudad de México, la que tiene mayor tradición es la realizada por la Facultad de Ingeniería de la UNAM, la Feria del Libro del Palacio de Minería.

Por su vínculo académico de los organizadores, se dará especial promoción al bicentenario del biólogo inglés Charles Darwin y su teoría de la evolución de las especias, algo poco entendido hasta ahora. Los catedráticos de la Facultad de Ciencias darán muchas pláticas sobre este renombrado científico de la sospecha. Sin faltar a los personajes de la República de las Letras premiados recientemente o desaparecidos como Jorge Páez y el sabio Ernesto de la Torre y Villar.

Entre los integrantes del panteón literario nacional y mundial que serán recordados en múltiples conferencias están los siguientes autores: Amado Nervo, Manuel Gutiérrez Nájera, Jaime Sabines, Juan Carlos Onetti, Alfonso Reyes, Edgar Allan Poe, Malcolm Lowry, Garcilaso de la Vega, Juan Bosch, Inés Arredondo, Federico Gamboa, Ciro Alegría, Alfonso Méndez Plancarte, Jaime Gil de Biedma y Luis Mario Schneider.

Y se celebran en público los cumpleaños de los siguientes escritores: el maestro historiador Silvio Zavala que tiene ya los 100 años, el promotor editorial Sealtiel Alatriste, el dramaturgo gay Emmanuel Carballo, los poetas José Emilio Pacheco Berny, David Huerta, Marco Antonio Campos, Eduardo Lizalde, las novelistas Ángeles Mastretta, Rosa Nissán y Paco Ignacio Taibo II.

Esto está bien, pero en el mundo cultural de todo el mundo cada generación crea su canon literario y hay que dejar paso a las nuevas generaciones de escritores, hay que leer a los dinosaurios pero también a las plumas jóvenes que nos dicen como está el mundo hoy y no seguir viviendo en el pasado con glorias ya olvidadas por muchos lectores y autores mismos.

También se difundirán los festejos por el Bicentenario de la Independencia, hecha por unos curas insurgentes, y el Centenario de la Revolución mexicana, que vivió muy pocos años a pesar de todos los gobiernos posrevolucionarios digan lo contrario.

Para los visitantes a la FIL, se les recomienda consultar el programa y ver los recintos de los eventos para evitarse la frustración, el enojo y la pena de que los estudiantes voluntarios de la UNAM no los dejen entrar (http://feria.mineria.unam.mx). Hace un año, muchos auditorios estuvieron a punto de ser un gran problema porque ya estaban llenos y todavía había grandes colas afuera de estos. Esas multitudes iban a ver a los autores taquilleros.

La FIL de Minería ahora está dedicada a difundir la poesía, para desarmar el mito creado por los propios poetas de que la poesía no se lee, eso dice cada escritor y cada editorial según su género literario con que vive.

Pero yo creo que todos los géneros venden desde los Ovnis hasta la Santa Muerte, lo gótico, la gastronomía, los rompecabezas o ciber pasando por glorias insuperables como Juan Rulfo, Octavio Paz, cocina, electrónico, etc. Hay lectores para todo, solo hay que saber llegarles.

Y también se coordinó con el Año de la Astronomía que se celebrará todo el año, pero en mi singular opinión cada quien festeja su año particular, algunos es el deporte y la cultura física, no todo lo dominaran las galaxias, nebulosas, ni hoyos negros invisibles.

El estado invitado en esta edición de la FIL Minería 2009 es San Luis Potosí que cuenta con una de las figuras más importante de la literatura decimonónica, sino es el más gran de poeta, más que el jerezano López Velarde. Y de quien presentaran un CD con su poesía completa.

A la invitación a la lectura y el aprecio del libro se suman muchas actividades propiamente culturales de música, lectura de diarios, documentales de libros de éstos les recomiendo a Roberto Bolaño, el escritor chileno y achilangado que la globalización sacó del anonimato y de la miseria. Vivió en México y era uno de los jefes del grupo de poetas irredentos, borrachos y salvajes llamados los infrarrealistas.

Y como IVA turístico cultural, los visitantes a esta XXX versión de la FIL de Minería podrán disfrutar de la Pequeña Europa, todo el patrimonio arquitectónico encerrado en la Plaza Manuel Tolsa.

La Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería se realizará a partir hoy al 1 de marzo, ofertando 880 actividades culturales y artísticas, así como las novedades de más de 600 editoriales.

TAGS



Comenta esta nota; haz clic donde dice comentarios; a la derecha de agencia de noticias independiente y para enviarla a un amigo, haz clic en la flecha del sobre blanco de la derecha.

10/23/2007

Elección del rector de la UNAM: La extrema derecha impulsa desmantelamiento de la UNAM, denuncia Luis Javier Garrido, candidato del sector democrático


Por Rosa Elvira Vargas y Emir Olivares

Educación para la Democracia, Méx. (La Jornada).-El politólogo Luis Javier Garrido aceptó ser postulado a la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por un importante grupo de profesores, estudiantes e investigadores que, como él, desaprueban las formas de elección de autoridades en esa institución.

Una vez que accedió, argumenta: la institución “debe ser un bastión de la libertad, la cultura y del saber por el saber; es decir, estar al servicio del pueblo de México”. Alerta que hoy la máxima casa de estudios del país es objeto de un “desmantelamiento” fomentado por los intereses del capital.

“La UNAM está en un momento de excepcional gravedad. Los grupos de extrema derecha que se han adueñando del poder político impulsan un proceso de desmantelamiento de la mayor parte de las instituciones públicas; y de manera principal, las educativas son un objetivo de esta derecha anacrónica.”

Garrido, quien se define como el candidato del sector que representa a la “verdadera universidad”, está en contra de que 15 personas (la Junta de Gobierno) designen rector. Para él, la mejor manera de elegir a las autoridades universitarias sería mediante un proceso “más democrático”, como el voto universal de los integrantes de la casa de estudios.

Hijo de Luis Garrido –rector de 1948 a 1953 y a quien correspondió inaugurar el campus central de la Ciudad Universitaria, designado Patrimonio Cultural de la Humanidad– y colaborador de La Jornada, el politólogo hace memoria de cuando, a la edad de seis años, fue testigo de esa edificación. Recuerda también cuando asistió al primer clásico de futbol americano entre Pumas y Politécnico en el Estadio Olímpico universitario. “El marcador fue 20 a 19 a favor de los de casa”, reseña.

Se empeña en llamar “candidatos oficiales” al resto de aspirantes a la rectoría. Critica que hoy se pronuncien por la defensa de la universidad pública, “cuando hace nueve años (durante el conflicto 1999-2000) la mayoría impulsaba la privatización de nuestra casa de estudios en términos de los intereses neoliberales”, e insiste en convocarlos a un debate público.

Garrido señala que la burocracia universitaria tuvo que rendirse ante las propuestas del Consejo General de Huelga (CGH), cuyo movimiento fue el “triunfador verdadero”. Juan Ramón de la Fuente, acusa, “se montó” en la defensa de la educación pública, al no tocar las cuotas, descartar la supervisión del Ceneval a la UNAM y mantener el pase automático de bachillerato a licenciatura.

Burócratas generan caos

–¿Por qué ser rector?

–La UNAM está en un momento de excepcional gravedad. Hay un proyecto trasnacional impulsado en América Latina que está fracasando y es desechado en muchos países que se preparan para la época posterior al neoliberalismo; y en México, anacrónicamente, estos grupos ultraconservadores y que están vinculados a los grandes intereses trasnacionales quieren seguir impulsándolo. Eso conduce a un fracaso en todos los ámbitos, particularmente en el educativo. En la sucesión de la rectoría los aspirantes oficiales pretenden mostrar respeto por la universidad pública, cuando hace nueve años la casi totalidad de ellos impulsaba su privatización, desmantelamiento y división en los términos que los intereses neoliberales han dictado. “No hay mucha credibilidad en ese discurso aparentemente democrático y de defensa de la universidad pública. Esto llevó a muchos grupos a discutir la viabilidad de una candidatura a la rectoría del sector democrático universitario, con el fin de defender el proyecto histórico de la UNAM frente a esta amenaza neoliberal.”

–¿Cuál es ese proyecto histórico?

–La UNAM, como sabemos, se ha ido forjando a lo largo del siglo XX como una entidad autónoma donde la libertad de cátedra e investigación cimienta una nación libre, independiente y soberana. Hoy se quiere una universidad al servicio de los intereses multinacionales, que no amplíe sus ámbitos científicos y humanísticos y sólo produzca técnicos al servicio de la empresa privada. Una universidad cada vez más sometida al poder ideológico del gran capital. El proyecto de la universidad nacional, como su nombre lo indica, tiene ese rango de universidad primera en el país y es vista como una amenaza para los intereses políticos. Ahora la burocracia universitaria obedece los intereses ya no sólo del gobierno, sino de las empresas privadas por sobre la academia, y esto es inadmisible.

–¿Cómo califica la labor de Juan Ramón de la Fuente?

–Él llegó en un momento de difícil enfrentamiento entre quienes defendían una institución pública y quienes, con el apoyo de las autoridades federales, pretendían coartarle ese carácter. Quien trajo el caos a la UNAM haciendo entrar a la Policía Federal Preventiva para romper bruscamente un diálogo posible con el CGH fue el rector De la Fuente; el caos en la UNAM lo generaron las autoridades, y no los estudiantes. Y si bien es cierto que el actual rector se montó en las exigencias estudiantiles, ha venido impulsado los programas neoliberales.

–¿Cómo cuáles?

–La investigación científica está cada vez más subordinada a los proyectos de las grandes empresas que la financian; los programas curriculares han sido modificados, el peso de la burocracia universitaria por sobre la academia es cada vez más insoportable; se ha establecido una enorme burocracia de confianza por sobre los trabajadores sindicalizados, que constituye un peso inadmisible para el presupuesto de la institución.

–¿Necesita cambios esta universidad?

–Hay que ampliar la matrícula universitaria; los espacios de la UNAM permiten que su bachillerato y sus escuelas profesionales tengan cada vez más estudiantes. Y lo que hemos visto es, por el contrario, un achicamiento para satisfacer las exigencias del proyecto neoliberal. Se requiere dignificar el ámbito académico, con mejores salarios al margen de estos estímulos que son mecanismos de control del profesorado; es necesario ampliar el número de horas de clase, pues los semestres cada vez son más cortos; tener mayor proyección en la sociedad a través de su radio y su televisión, de su vida cultural; crear espacios de convivencia. Una cuestión extraordinariamente grave es la de las bibliotecas: son un requerimiento de toda casa de estudios y se les ha abandonado.

–Si no coincide con el proceso de designación de rector, ¿por qué participar?

–La participación en este proceso poco democrático, y en el que aparentemente los dados están cargados, obedece a una demanda de amplios sectores de universitarios que han querido que se exprese la voz de la verdadera universidad con una propuesta clara. Es una oportunidad excepcional para hacer público ante el país que en la conciencia crítica de los universitarios hay una convicción muy fuerte de defenderla de cualquier intento de disminuirla, dividirla o cambiar su esencia. Con ese compromiso estoy participando, con la convicción de que la JG tiene la obligación de responder democráticamente a esta situación.

Escribe un comentario:

Blogalaxia Tags: