8/14/2006

La educación sexual en secundaria

Autoridades que censuren o mutilen los contenidos de libros de texto violan la Constitución, señalan juristas y especialistas en salud sexual.

LAURA POY Y GABRIEL LEON

Juristas y especialistas en salud sexual afirmaron que "censurar o mutilar" el contenido sobre sexualidad en un libro de texto gratuito para secundaria, aprobado por instancias competentes para su distribución, es una "flagrante violación al derecho a la información, la salud y la enseñanza de los menores que puede desembocar en un juicio político contra cualquier autoridad que pretenda imponer una moral individual por encima de un mandato constitucional".
Agustín Alvero Pérez, catedrático del Departamento de Derecho de la Universidad Autónoma Metropolitana, aseguró que la autoridad que pretenda limitar, censurar o eliminar el derecho a la información o a la libre expresión "violenta la Constitución, sin importar que se trate de un presidente o un gobernador, pues la ley no les otorga ninguna atribución para afectar las garantías individuales".
Tras la decisión del gobernador de Sonora, Eduardo Bours, de "mutilar" el libro de ciencias para primero de secundaria, en el que se abordan temas sobre sexualidad, por considerar "inapropiado" el contenido académico, "se afecta no sólo el derecho a la información de los niños, también su derecho a una vida sana física y mental, así como a una educación laica, de calidad y con bases científicas".
Esther Orozco, investigadora del Departamento de Patología Experimental del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, aseguró que la sexualidad es consustancial al ser y si ésta no se enseña adecuadamente, los niños captan un mensaje de que se debe esconder algo que es parte su naturaleza.
La experta, galardonada con el premio Mujeres en la Ciencia 2006 para América Latina, concedido por la UNESCO, descalificó a los gobernadores que han solicitado no distribuir los textos, y aseguró que es necesario revisar los argumentos esgrimidos por la Iglesia católica en este debate, así como la historia de pederastas y violadores que recibieron una educación sexual deficiente y tuvieron una infancia reprimida.
"Lo único que evidencian los promotores de esta postura es ignorancia". Al no permitir que haya educación sexual para los infantes y adolescentes, insistió, se esconde la sexualidad del ser humano, lo cual deviene una serie de deformaciones sicológicas que en los adultos se manifiesta en traumas, los cuales los incapacitan para manejarse socialmente y subsistir en un medio sexualmente activo.
José Aguilar, coordinador nacional de la Red Democracia y Sexualidad, calificó como una actitud "peligrosa" del gobierno de Sonora la pretensión de imponer "condiciones de inequidad a todos los estudiantes sonorenses, sólo porque el gobernador considera, en una opinión personal, que el contenido de un libro es inadecuado, violando el mandato constitucional de proteger los derechos de los niños".
Ninguna autoridad, afirmó, puede soslayar los acuerdos internacionales y la propia legislación nacional que garantiza a los menores "no sólo su derecho a la información, sino a una educación libre de prejuicios y dogmas religiosos".
Es preocupante que después de siete años de aplicar un contenido curricular en el que se aborda la educación sexual desde quinto de primaria, "ahora se pretenda mutilar los textos de primero de secundaria, como si lo aprendido por los alumnos se pudiera borrar", y agregó que no sólo el conocimiento científico, "sino años de experiencia muestran que la educación sexual es fundamental para prevenir abusos sexuales, pederastia y pornografía infantil". (La Jornada:13/8/2006)

Practican "terrorismo educativo" los grupos que rechazan libro de ciencias

LAURA POY SOLANO

Organizaciones civiles, activistas, sexólogos y padres de familia calificaron de "terrorismo educativo" la decisión de grupos "minoritarios" de impedir la distribución del libro de ciencias para primero de secundaria, en el cual se aborda la educación sexual.
En conferencia de prensa solicitaron a la Secretaría de Educación Pública (SEP) garantizar la defensa y protección de los derechos sexuales de niños y adolescentes, a quienes debe impartir una "enseñanza integral, con bases científicas, libre de prejuicios y tabúes".
Eusebio Rubio, presidente de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, que agrupa a más de 5 mil especialistas de los cinco continentes, calificó de "maniobra inmoral y criminal" la difusión de ideas "erróneas" en torno a la sexualidad, y agregó que la ciencia ha comprobado que "hablar a los jóvenes sobre el tema, no los induce a iniciarse en la actividad sexual".
Aseguró que los programas y textos educativos que se impartirá en primero de secundaria "no tiene nada de dañino, ya que es información indispensable, aunque insuficiente, para informar a los menores sobre el ejercicio de una sexualidad plena".
Gerardo Sauri, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, aclaró que de retirar los textos se violentaría no sólo la Convención de los Derechos de la Infancia, ratificada por México en 1990, sino la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, "al impedir a los menores ejercer su derecho a la información, a la protección de su salud y a una educación integral".
Señaló que en las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño de la Organización de Naciones Unidas, presentadas en junio pasado, se establece como obligaciones vinculantes para el Estado mexicano, "fortalecer la educación sexual y reproductiva para los adolescentes, especialmente en escuelas públicas, con objeto de reducir las incidencias de embarazos en adolescentes y enfermedades de transmisión sexual".
Por ello, consideró que retirar los textos sería incumplir con la normatividad nacional e internacional, y con ello, "la SEP o cualquier autoridad competente estaría incurriendo en un delito por negarse a impartir un programa escolar en el que se aborda información sobre sexualidad".
Agregó que es "preocupante" que los grupos que se oponen al uso de los textos educativos sean "precisamente de estados donde no existe una normatividad estatal que proteja los derechos de la infancia, como Yucatán, Baja California, Puebla, Guanajuato, Veracruz, Oaxaca, Tlaxcala, Nayarit y Querétaro".
Activistas y sexólogos aseguraron que las autoridades no pueden ceder ante la presión de "grupúsculos oscurantistas" para impedir que se incluyan en los programas y textos temas vinculados con la sexualidad, pues "buscan imponer una moral individual sobre un mandato constitucional".
Señalaron que de concretarse cualquier violación al derecho a la información de los menores, presentarán una denuncia penal contra cualquier autoridad federal, estatal o municipal que "incumpla su responsabilidad de proteger los derechos de los niños". (11/8/2006)

Sin educación sexual se incrementarán índices delictivos, asegura experto

El abuso y la pornografía infantil, por falta de información en la materia: Laveaga

KARINA AVILES

Las personas o grupos que se opongan a la difusión de la educación sexual contenida en los libros de ciencias de primero de secundaria lo único que propiciarán será la elevación de los índices delictivos, advirtió el director general del Instituto Nacional de Ciencias Penales, Gerardo Laveaga, al enfatizar que hay cuestiones que "no las da la moral sino la información" para que, en este caso, los jóvenes puedan decidir de manera responsable.
Calificó de "ingenua o maliciosa" la posición de quienes sostienen que estos textos "van a desatar la sexualidad" de los adolescentes de este nivel educativo. Quienes sustentan esa visión "tendrían entonces que pedir que no haya cine, que los jóvenes no vean la televisión, el Internet, ni escuchen música".
En entrevista con La Jornada, en torno a la polémica generada a raíz de que algunas asociaciones de padres de familia han exigido que estos títulos no se distribuyan, el abogado penalista precisó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) no viola ninguno de los preceptos expresados en el artículo tercero constitucional por impartir estos contenidos. Pero lo que sí se puede provocar, de no difundir información elemental sobre la sexualidad, es que delitos como el abuso sexual, el hostigamiento, la corrupción de menores, la pornografía infantil y hasta el incesto podrían proliferar".
Explicó que esos delitos tienen origen justamente en la falta de información en la materia. Una gran parte de las violaciones, se realiza por amigos o conocidos de las víctimas. De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, añadió, 25 por ciento de las mujeres embarazadas atendidas tienen entre 15 y 19 años, y muchas de ellas abandonan a sus hijos, lo cual es un delito.
Recordó que aunque hay muchas cifras que se manejan en torno al aborto, hay informes que establecen desde 100 mil hasta un millón de abortos anuales en el país. Además, resaltó que una de cada tres mujeres en México es víctima de lesiones, homicidios y maltrato dentro de su ámbito familiar, y en muchas ocasiones obedece a la desinformación existente sobre la sexualidad femenina.
En este sentido, indicó que la problemática del VIH/sida cada vez aumenta más entre adolescentes de 15 años. En relación con la orientación sexual, recordó que existen una gran cantidad de homicidios que se cometen tan sólo porque la víctima tiene preferencias sexuales distintas. Destacó que la falta de información se traduce en "una gran cantidad de problemas jurídicos penales para el país".
Gerardo Laveaga manifestó que hay cuestiones que la moral no puede hacer, como por ejemplo, "saber cómo se utiliza un condón". Y destacó que el Estado no puede controlarlo todo -tal es el caso de la práctica del aborto- pero lo que sí puede hacer es impartir educación sexual, temas sobre la integración familiar o el uso de los anticonceptivos.
De no hacerlo, incrementaría "los índices delictivos". Por otro lado, mencionó que muchas de las agrupaciones que se oponen a la distribución de estos textos, son las mismas que piden elevar las penas.
Sin embargo, más que incrementar los castigos se debe dar las herramientas para formar mejor a los individuos. El conocimiento, la información, el análisis crítico fomentan la responsabilidad, insistió. (La Jornada:11/8/2006)

Limitar educación sexual es ilegal y pone en riesgo la salud, aseguran especialistas

KARINA AVILES

El intento de algunas organizaciones de padres de familia para que no se imparta educación elemental en materia de sexualidad a los jóvenes de primero de secundaria representa una violación a la Constitución y a los acuerdos internacionales firmados por México, de manera que si el Estado no proporcionara esa información que permite salvar la salud y la vida, sería tanto como "llegar al genocidio por omisión", advirtieron especialistas.
Frente a la controversia generada por dichas organizaciones que aseguran que los nuevos libros de biología de ese nivel educativo promueven la "polimorfia sexual" y las "anomias sociales", señalaron que los padres pueden encargarse de la moral, pero la obligación del Estado es educar.
En entrevista por separado, la maestra en pedagogía Silvia Panebianco, secretaria técnica del consejo de la Academia Mexicana de Derechos Humanos, precisó que el objetivo de dichas agrupaciones es, para empezar, violatorio de los derechos del niño consagrados en la Convención Internacional de Derechos del Menor, porque no dar información elemental sobre la sexualidad pone en peligro la salud y la vida.
De manera que si el Estado mexicano no cumpliera con la función que tiene, se podría incluso interponer un recurso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Señaló que los derechos de los niños y jóvenes son eso, y no pueden estar sujetos a los caprichos de los tutores, además de que la citada convención estipula claramente que ante cualquier decisión "el interés supremo siempre es el del menor". Por ello, el Estado no puede tomar partido por "la moral de algunos".
La pedagoga señaló que las aseveraciones de tales agrupaciones se desmienten enseguida porque en los países donde hay mayor educación sexual es donde la iniciación sexual es más tardía.
Lo anterior está demostrado en estudios, en investigaciones que señalan que la información permite a los jóvenes planear, decidir y ubicarse: "Si no se sabe cómo funciona el cuerpo y el de los demás, ¿cómo se puede tener control ante situaciones inesperadas?".
Consideró que tales posiciones en 2006 remiten a la edad media, y recordó que la sexualidad no sólo es anatómica o fisiológica, sino integral. "En un país como México, donde hay niñas que se casan a los 11 o 13 años, ¿no sería bueno que estuvieran enteradas de cómo funciona su cuerpo?"
Por su parte, Alfonso López Juárez, quien instrumentó el programa Gente Joven, uno de los pioneros de la educación sexual en el país, también resaltó que los estudios demuestran "todo lo contrario" de lo que estas organizaciones plantean, pues muestran que la educación sexual en los niños y jóvenes los vuelve responsables.
El también ex director de la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar opinó que detrás de estas posiciones existe una idea religiosa de que los niños no deben tener información, bajo la idea de que el sexo es sólo para reproducirse y debe ser una práctica dentro del matrimonio.
En el fondo, añadió, hay un deseo de "regresar a los tiempos anteriores a Benito Juárez" y de "dar marcha atrás a lo que se ha logrado en materia de laicismo y pluralismo".
Señaló que en estas declaraciones existe una "mezcla de lo político, lo religioso con lo educativo", donde, con tal de mantener "lo que ellos llaman el orden natural, se echa mano de todo: de la religión, de la voluntad de Dios y del miedo".
Sin embargo, lo que se defiende en realidad es una "situación de privilegio". En este caso, se busca mantener el privilegio de los hombres en perjuicio de los derechos de la mujer.
Expresó que si la Secretaría de Educación Pública cede a estas presiones, "se estaría violando la Constitución, que obliga a impartir una educación científica y no religiosa". La ley es clara al respecto y no hay argumento para que se eliminen estos contenidos educativos de los libros de ciencias (con énfasis en biología) de primero de secundaria.
Si se actúa conforme a la norma, esta pretensión "no puede progresar", recalcó. (La Jornada: 9/8/2006)

Confirma Bours que el texto no pasará

Hermosillo, Son., 8 de agosto. El gobernador del estado, Eduardo Bours, anunció que el libro de biología 1 para secundaria -elaborado para usarse en el próximo ciclo escolar- no será distribuido en los 636 planteles de educación media-básica de la entidad, porque temas como la homosexualidad "no son manejados de manera apropiada".
Para el mandatario estatal resulta inaceptable que se hable de reproducción sexual a jóvenes de primer grado de secundaria sin abordar paralelamente el tema de la familia, y que se hable de homosexuales, "porque son aspectos que no son aceptables" en libros de texto de la Secretaría de Educación Pública.
Al referirse a la homosexualidad, Bours dijo: "no tengo nada contra nadie, ni mucho menos, cada quien puede hacer lo que quiera, pero me parece que hay ciertas cosas que se tienen que cuidar y sobre todo a un niño de 11 o 12 años, por el amor de Dios". Así, pasó de las críticas expresadas al texto el lunes pasado a la decisión de no distribuirlos.
(Cristóbal García Bernal, corresponsal).

Opinión de la CEM

La educación, tarea conjunta familia-escuela-sociedad.

La oficina de Prensa de la Conferencia del Episcopado Mexicano publicó lo siguiente La educación es un bien público que debe ser valorado y cuidado por todos los ciudadanos. De la calidad de la educación depende la calidad de vida, la superación de la pobreza, el nivel cultural y la nobleza de las relaciones humanas de un pueblo. Por eso, la tarea de impartir la educación, que compete en primer lugar a la familia, necesita el apoyo de la sociedad.La Comisión Episcopal de Pastoral Familiar emitió el lunes un comunicado acerca de la educación sexual, en el cual se establece la gravedad del hecho de que los padres de familia no hayan sido claramente convocados y consultados acerca del enfoque y de los contenidos que se pretenden transmitir a sus hijos a través de los libros de texto en las materias de biología 1, educación cívica y ética 2 y 3.Los padres son los primeros educadores de los hijos; corresponde a ellos ejercer con sentido de responsabilidad la labor educativa en estrecha y vigilante colaboración con los organismos e instituciones educativas. Los padres tienen el derecho a elegir los instrumentos formativos según sus propias convicciones y a buscar los medios que puedan ayudarles mejor en su misión educativa. Las autoridades públicas tienen la obligación de garantizar este derecho y de asegurar las condiciones concretas que permitan su ejercicio (Concilio Vaticano II, Gravissimum educationis).La labor educativa conjunta familia-escuela-sociedad, dará como resultado personas con una formación integral al servicio de su comunidad. Por tanto, y siempre, los padres de familia, en ese diálogo, deben ser tomados en cuenta por las instituciones educativas respecto a la educación de sus hijos. (10/9/2006).

Demanda la Iglesia educación sexual, no pornografía

La Iglesia no se opone a la educación sexual en las escuelas y, por el contrario, está de acuerdo en que debe haberla, pero no información pornográfica, señala.

Guadalajara.- El cardenal Juan Sandoval Iñíguez se pronunció hoy porque se brinde educación sexual en las escuelas, pero no información pornográfica, como calificó el contenido del libro de texto de Biología para secundaria recién editado.
Entrevistado al término de una misa por el 75 aniversario del Hospital Salud de los Enfermos, lamentó que no se haya consultado a la sociedad sobre los temas de sexo que se abordan en los libros de texto.
Dejó en claro que la Iglesia Católica no se opone a la educación sexual en las escuelas y, por el contrario, esta de acuerdo en que debe haberla, pero no información pornográfica.
Sostuvo que la educación sexual "tiene otro nivel, el hombre no es pura genitalidad; dónde está el aspecto moral, el aspecto espiritual, la significación y trascendencia de la sexualidad, que es el medio por donde se comunica la vida".
El prelado se pronunció por que se revise el libro de texto de secundaria que incluye esos temas.
En otra entidad, la Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG) dijo que apoya todo lo que ayude a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía y del adolescente, y si la distribución del libro de educación sexual en alumnos de secundaria contribuye a ello, la respalda.
En entrevista, el titular de la SSG, Gerardo Ortega Martínez, explicó que el sexo y sus posibles riesgos, así como el funcionamiento del cuerpo, son temas que deben conocer los adolescentes para crear conciencia del funcionamiento de su organismo.
Reconoció que no debería existir ningún problema al hablar de sexualidad, pues vista desde el aspecto científico, bien dirigida y educada, puede dar más beneficios que daños.
Destacó que los textos llaman a las cosas por su nombre, y esa es la mejor manera de iniciar la educación sexual, además, "podríamos estar abriendo foros con los padres de familia para que se les pueda orientar".
El funcionario estatal precisó que el tema "siempre es polémico, pues las familias lo manejamos con los valores intrínsecos, pero con diferente enfoque, y la sexualidad siempre se ha visto analizada de acuerdo a la creencia del cuerpo y a la formación que se debe de tomar", puntualizó. (12/8/2006)

La ciencia debe regir los proyectos públicos, advierte el secretario de Salud

Por orden del gobernador mutilarán en Sonora libros de texto. Masturbación y homosexualidad serán eliminados en la versión estatal.

EMIR OLIVARES ALONSO Y CRISTOBAL GARCIA BERNAL REPORTERO Y CORRESPONSAL

Los contenidos sobre educación sexual en los libros de texto para secundaria tienen bases científicas que ayudarán a los adolescentes no sólo a evitar infecciones de transmisión sexual (ITS) y embarazos no deseados, sino que les dará "mejores elementos para su desarrollo integral", aseguró el secretario de Salud, Julio Frenk.
Por ello, el funcionario avaló los libros de texto que a partir del próximo ciclo escolar comenzarán a usarse en todas las secundarias del país. Ante las muestras de rechazo de diversos sectores sociales a que se plantee el tema en esos textos, Frenk Mora aseguró que las políticas públicas deben ser dictadas por las evidencias científicas.
"Está bien demostrado que una educación sexual con bases científicas hechas por expertos, como lo hace la Secretaría de Educación Pública, con textos bien evaluados, son una herramienta esencial para luchar contra enfermedades sexualmente transmisibles y también para darle a los jóvenes y adolescentes de México mejores elementos para su desarrollo", dijo el titular de Salud.
Señaló que el contenido de libros de texto en materia sexual para educación secundaria respeta todas las ideologías, pues tienen contenidos serios que toman en cuenta las sensibilidades de todos los grupos del país. Aceptó que son válidas las posturas de las organizaciones civiles y religiosas que se han opuesto al capítulo de educación sexual para los jóvenes de primero de secundaria, pero aclaró que es la ciencia la que debe regir los proyectos públicos.
"Siempre se será muy respetuoso con la posición de todos los grupos de la sociedad. Al final del día, las políticas públicas del gobierno deben dictarse con base en evidencias científicas."
Frenk Mora aseguró que cualquier contenido sobre educación sexual que se aborde en los libros para educación secundaria no "atentará" contra los valores humanos de los mexicanos ni sus sensibilidades sexuales y culturales; pero, aclaró, que al mismo tiempo se brindarán mensajes científicos que "son esenciales" para que los jóvenes mexicanos cuenten con conocimiento pleno de su cuerpo, desarrollo y sexualidad.
Dos libros de biología.
En Hermosillo, Sonora, por instrucciones del gobernador Eduardo Bours, la Secretaria de Educación y Cultura (SEC) del gobierno estatal, mutilará el libro Biología I, para retirar el apartado que aborda los temas de la reproducción sexual y homosexualidad, dado que son tratados de manera "inapropiada".
Lo que el titular de la SEC, Horacio Soria, llamó "redición" del texto incluirá sólo los otros cuatro apartados que integran el libro oficial de la Secretaría de Educación Pública destinado a los alumnos de primero de secundaria.
En entrevista, el titular de la SEC, explicó que serán un total de 40 mil ejemplares los que el gobierno estatal reimprimirá del libro de ciencias, y el costo, de 1.5 millones de pesos, será absorbido por el gobierno estatal.
Explicó que, aparte, el gobierno editará un texto sobre la reproducción, a partir de las aportaciones de un grupo multidisciplinario de especialistas en la materia contratados por la administración estatal, así como padres de familia, toda vez que el contenido actual resulta "inapropiado" para los estudiantes de primero de secundaria.
El funcionario estatal, manifestó que los contenidos referente a la masturbación y homosexualidad resultan sumamente "inapropiados" para el lenguaje de los estudiantes de primero de secundaria, por lo que el gobierno del estado decidió "censurar" dicho capítulo y reditar el texto con un enfoque encaminado a la salud.
Por su parte, el gobernador Eduardo Bours Castelo sostuvo que la negativa de su gobierno a distribuir el libro en los 636 planteles de educación media superior en la entidad obedece a que su edición no es la más apropiada para jóvenes entre 11 y 12 años de edad.
"No se trata de ningún tipo de moralismo el hecho de impedir la circulación de libro de texto, sino que en ese apartado se aborda de una manera pésima el manejo del tema de la reproducción sin tratar el tema relacionado con la pareja y la familia", sentenció el mandatario estatal.
Desde su punto de vista, dijo que el libro Biología I, así como está editado, fomenta las relaciones sexuales entre los adolescentes, sin embargo, en ningún momento de la entrevista mencionó que su contenido también aborda los mecanismos para evitar embarazos no deseados y las repercusiones que esto trae consigo.
"Me pueden acusar de lo que les dé la gana, (pero) ese libro, ese capítulo no va a salir en Sonora", concluyó el gobernador Bours.(La Jornada:12/8/2006)

ONG's defienden educación sexual en textos escolaresPrevén acudir ante ombudsman nacional; los jóvenes de nuestro país seguirán enfrentando alto riesgo de contraer enfermedades como el VIH, embarazos no deseados o ser víctimas del abuso y la violencia sexual, pues la desinformación es el principal factor de riesgo, señalan.


Ni un paso atrás en la educación sexual impartida a los chicos en las escuelas públicas es la demanda de la Red Democracia y Sexualidad, que agrupa a cerca de 280 organizaciones civiles, profesores, académicos y padres de familia.
De retirar los contenidos de educación sexual de libros de secundaria autorizados por la Secretaría de Educación Pública (SEP), los jóvenes de nuestro país seguirán enfrentando alto riesgo de contraer enfermedades como el VIH, embarazos no deseados o ser víctimas del abuso y la violencia sexual, pues la desinformación es el principal factor de riesgo, advirtieron en conferencia integrantes de la red.
Hicieron un llamado a la SEP para que no se deje presionar por los grupos ultraconservadores, quienes demandan retirar temas de educación sexual de los libros de primer año de secundaria, por considerarlos inapropiados.
Eusebio Rubio, integrante de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, reiteró que descalificar los contenidos de los textos simplemente por ser claros y objetivos es una maniobra ilegítima y tramposa de estos grupos conservadores.
Abundó que lo que están promoviendo es una campaña del miedo contra la educación sexual, sacando de contexto la información contenida en los libros.
El presidente de la Federación Nacional de Padres de Familia, José Luis Pérez Bautista, advirtió que en caso de que las autoridades de Educación Pública retrocedieran y retiraran este material educativo, incluso están dispuestos a iniciar una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos para exigir que se respete el derechos de los niños y jóvenes a contar con información clara, suficiente y oportuna para su bienestar e incluso podrían llevar el caso ante la Corte de Derecho Internacional.
"No se puede ceder ante la presión de un grupúsculo, en perjuicio de la mayoría de la población", dijo.
José Aguilar Gil, coordinador nacional de la Red Democracia y Sexualidad, señaló que la educación sexual tiene grandes beneficios, debido a que los jóvenes llegan a su primera relación sexual con una actitud mucho más preventiva.
Además, dijo, la educación sexual integral promueve el respeto, la aceptación de la diversidad sexual y no está en contra de los valores ni fomenta un inicio temprano de la vida sexual. (Angélica Simón. El Universal: 11/8/2006)

No hay comentarios.: